LOGO-U25

LOGO-U25
LOGO-U25

El milagro de la Cruz de la Catedral de Caracas




Corría el 29 de Julio de 1.967. Hace apenas dos días la ciudad de Caracas celebró cuatrocientos años desde su fundación. Son las 8:05 PM cuando un sonido abrumador gradualmente comienza a retumbar en toda la ciudad.  


Este peculiar y terrorífico sonido rápidamente se acompasa con un movimiento telúrico que se siente en toda el área metropolitana, el litoral central y parte del Estado Aragua a unos 80 Km al sudoeste de la ciudad capital.


El temblor de tierra sacude el suelo y estructuras a lo largo de su zona de alcance. Muchas personas en medio de la confusión le cuesta algunos segundos procesar que se encuentra experimentando un fuerte sismo. En años recientes la Ciudad Capital no había pasado por una situación semejante.


Cada segundo transcurrido se hace una eternidad. En las zonas de Los Palos Grandes y Altamira, el sismo hace estragos. Es el área más sensible de la ciudad a este tipo de eventos.


El fuerte sacudón de tierra continúa prolongandose…..los segundos transcurren lentamente. Mucha gente corre desesperada a tratar de ponerse en resguardo, otros muchos rezan y piden a Dios por su salvación. Algunas estructuras a lo largo de la ciudad comienzan a verse afectadas por el movimiento telúrico. Otras sencillamente colapsan ante la imposibilidad de mantenerse en pie ante la intensidad del movimiento.


Es sábado por la noche, en una ciudad llena de vida como lo es Caracas muchas actividades sociales se están desarrollando a esa hora que comenzó a producirse el terremoto que alcanza los 6.7 grados en la escala de Richter. Fiestas, reuniones, celebraciones religiosas, todas estas actividades suspendidas abruptamente por las fuerzas de la naturaleza.


35 segundos después hay desolación….


El escenario resultante generó 301 personas fallecidas, 2000 personas heridas, 80 mil personas perdieron su vivienda y seis edificios se derrumbaron completamente. El costo estimado de pérdidas materiales se estimó en unos 10 Millones de Dólares Americanos.


A pesar de que este sismo dejó un terrible escenario, un grupo selecto de personas avivó su fe al presenciar una intervención divina que evitó daños mayores. 


Mientras ocurría el movimiento telúrico en la Catedral de Caracas se oficiaba una misa. La vibración causada por el sismo hace que algunos vitrales exploten y la gente comienza a correr despavorida fuera del recinto religioso.


Durante los próximos segundos el temblor va a continuar estremeciendo la ciudad cuando repentinamente desde la parte alta de la fachada de la Catedral se desprende la imponente Cruz de Caravaca.


La cruz cae al suelo marcando su silueta perfectamente en el concreto para luego quebrarse en varios pedazos. Ante la atónita mirada de las personas que estaban en las inmediaciones de la Catedral de Caracas, tan pronto la Cruz hizo contacto con el suelo, el temblor cesó súbitamente.





Marca de la Cruz de Caravaca en el Pavimento


Un detalle más que se une al cese repentino del terremoto es que la punta de la Cruz, al marcarse en el piso, quedó apuntando hacia el Cerro El Ávila, el cual se encuentra al Norte de la Ciudad de Caracas, es decir la Cruz cayó en coincidencia con los puntos Cardinales.


En los días posteriores, el sitio donde cayó la cruz se hizo un destino de peregrinación. Muchas personas venían de diferentes partes de la Ciudad para ver la muestra del Poder Divino manifiesto en la marca que dejó la cruz sobre el Concreto.


El Milagro de la Cruz fue automáticamente aceptado por la gente de la Ciudad y los Sacerdotes a cargo de la Catedral. En tal sentido organizaron extraer la porción de concreto donde quedó la silueta de la Cruz y colocarla en la fachada. Sin embargo luego resuelven enmarcarla y la envían a una pequeña Capilla que se encuentra al Sur de Caracas. 


Allí la marca del milagro aún puede ser venerada luego de 63 años….

Publicar un comentario

0 Comentarios